Pinturas de la edad media con nombre y autor

Pinturas de la edad media con nombre y autor

😬 nombres de las pinturas medievales

El Renacimiento comenzó durante el siglo XIV y siguió siendo el estilo dominante en Italia, y en gran parte de Europa, hasta el siglo XVI. El término «renacimiento» se desarrolló durante el siglo XIX para describir este periodo de tiempo y el estilo artístico que lo acompañaba. Sin embargo, las personas que vivían durante el Renacimiento se veían a sí mismas como diferentes de sus predecesores medievales. A través de diversos textos que se conservan, sabemos que las personas que vivían en el Renacimiento se veían a sí mismas como diferentes en gran medida porque intentaban deliberadamente imitar a los antiguos en el arte y la arquitectura.

Cuando escuchas el término «Renacimiento» y te imaginas un estilo de arte, probablemente te estés imaginando el estilo renacentista que se desarrolló en Florencia, que se convirtió en el estilo de arte dominante durante el Renacimiento. Durante la Edad Media y el Renacimiento, Italia estaba dividida en varias ciudades-estado. Cada ciudad-estado tenía su propio gobierno, cultura, economía y estilo artístico. Durante el Renacimiento se desarrollaron en Italia muchos estilos artísticos y arquitectónicos diferentes. Siena, aliada política de Francia, por ejemplo, mantuvo un elemento gótico en su arte durante gran parte del Renacimiento.

donatello

A diferencia del retrato moderno, que trata de captar el parecido exacto de una persona concreta, el retrato medieval se valoraba principalmente por su capacidad para expresar el estatus social, las convicciones religiosas o la posición política de un individuo. Los retratistas medievales, más que reproducir los rasgos faciales precisos de sus sujetos, solían identificar a los individuos mediante la representación de su ropa, su heráldica u otros objetos relacionados con ellos. El objetivo del retrato medieval era presentar a un sujeto no en un momento determinado, sino tal y como la persona deseaba ser recordada a lo largo de los años.

READ  Imagenes que empiezan con a

Como la mayoría de los retratos medievales, esta imagen de San Blas fue creada sin siquiera una descripción escrita de la apariencia del sujeto. El artista concentró sus esfuerzos en registrar la mirada enérgica y la intensidad psicológica de Blaise. Es posible que la imagen tuviera como objetivo inspirar la devoción religiosa, captando la atención del espectador y dando vida al personaje.

Prácticamente no hay descripciones físicas de Cristo ni de ninguna de las otras figuras sagradas que aparecen con tanta frecuencia en los libros y pinturas medievales. Los artistas inventaron estos retratos por necesidad, utilizando hábilmente tipos faciales, trajes y objetos para ayudar a identificar a cada figura. Cristo, por ejemplo, aparece con una cruz en su aureola, y la noble y bien vestida Santa Catalina aparece con la espada que la decapitó. Los santos se asociaron tan comúnmente con estos objetos, o «atributos», que los espectadores medievales los reconocían al instante. Algunos retratos medievales eran famosos por su origen milagroso. El más conocido fue un retrato de Cristo que, según se dice, se produjo cuando una mujer piadosa llamada Verónica limpió el rostro de Cristo antes de su crucifixión. Cuando retiró el paño, lo encontró impreso con una imagen perfecta de los rasgos de Cristo.

😱 la alegoría del bien y del mal

El arte medieval del mundo occidental abarca un vasto ámbito de tiempo y lugar, más de 1000 años de arte en Europa, y en ciertos periodos en Asia occidental y el norte de África. Incluye los principales movimientos y periodos artísticos, el arte nacional y regional, los géneros, los renacimientos, los oficios de los artistas y los propios artistas.

READ  Esculturas del cuerpo humano

Los historiadores del arte intentan clasificar el arte medieval en grandes períodos y estilos, a menudo con cierta dificultad. Un esquema generalmente aceptado incluye las fases posteriores del arte paleocristiano, el arte del periodo de migración, el arte bizantino, el arte insular, el prerrománico, el arte románico y el arte gótico, así como muchos otros periodos dentro de estos estilos centrales. Además, cada región, sobre todo durante el periodo en el que se convirtieron en naciones o culturas, tuvo su propio estilo artístico distintivo, como el arte anglosajón o el arte vikingo.

El arte medieval se produjo en muchos medios, y se conservan numerosas obras de escultura, manuscritos iluminados, vidrieras, trabajos en metal y mosaicos, todos los cuales han tenido una tasa de supervivencia más alta que otros medios, como las pinturas murales al fresco, los trabajos en metales preciosos o los textiles, incluidos los tapices. Especialmente en la primera parte del periodo, las obras de las llamadas «artes menores» o artes decorativas, como la metalistería, la talla de marfil, el esmalte y el bordado con metales preciosos, eran probablemente más valoradas que la pintura o la escultura monumental[1].

📓 arte gótico

El arte medieval del mundo occidental abarca un vasto ámbito de tiempo y lugar, más de 1000 años de arte en Europa, y en ciertos periodos en Asia occidental y el norte de África. Incluye los principales movimientos y periodos artísticos, el arte nacional y regional, los géneros, los renacimientos, los oficios de los artistas y los propios artistas.

Los historiadores del arte intentan clasificar el arte medieval en grandes períodos y estilos, a menudo con cierta dificultad. Un esquema generalmente aceptado incluye las fases posteriores del arte paleocristiano, el arte del periodo de migración, el arte bizantino, el arte insular, el prerrománico, el arte románico y el arte gótico, así como muchos otros periodos dentro de estos estilos centrales. Además, cada región, sobre todo durante el periodo en el que se convirtieron en naciones o culturas, tuvo su propio estilo artístico distintivo, como el arte anglosajón o el arte vikingo.

READ  Como hacer un folleto en publisher

El arte medieval se produjo en muchos medios, y se conservan numerosas obras de escultura, manuscritos iluminados, vidrieras, trabajos en metal y mosaicos, todos los cuales han tenido una tasa de supervivencia más alta que otros medios, como las pinturas murales al fresco, los trabajos en metales preciosos o los textiles, incluidos los tapices. Especialmente en la primera parte del periodo, las obras de las llamadas «artes menores» o artes decorativas, como la metalistería, la talla de marfil, el esmalte y el bordado con metales preciosos, eran probablemente más valoradas que la pintura o la escultura monumental[1].

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad