Una imagen de alguna de las pinturas negras de goya.

Una imagen de alguna de las pinturas negras de goya.

🥇 saturno devorando a su hijo

Historia del Arte 18 de agosto de 2019 Balasz Takac Mirando desde la perspectiva contemporánea, las artes visuales de finales del siglo XVIII y principios del XIX no podrían imaginarse sin la presencia del último Viejo Maestro, Francisco Goya. Este excepcional artista revolucionó la pintura española haciéndola realmente crítica. Sin más dilación, puede decirse que Goya fue un auténtico radical, una persona que experimentó al máximo, al tiempo que insistía en que el arte es un reflejo de la sociedad. Ahora bien, para entender su obra y en especial su serie más atrevida llamada las pinturas negras realizadas entre 1819 y 1823, es obligatorio comprender el contexto de la época en la que vivió y trabajó.

El comienzo del siglo XIX estuvo marcado por el creciente cambio en el panorama geopolítico europeo. El factor más dominante no fue otro que Napoleón Bonaparte, que conquistó varios territorios, estableció firmes alianzas intercontinentales e impuso reformas totalmente modernas. En resumen, las acciones de esta importante figura histórica provocaron el nacimiento de un nuevo tipo de pensamiento político, o más bien de una ideología llamada nacionalismo.

🤟 el sueño de la razón produce m

Saturno devorando a su hijo es el nombre dado a un cuadro del artista español Francisco Goya. Según la interpretación tradicional, representa el mito griego del Titán Cronos (en el título romanizado a Saturno), quien, temiendo ser derrocado por uno de sus hijos,[a] se comió a cada uno de ellos al nacer. La obra es una de las 14 Pinturas Negras que Goya pintó directamente en las paredes de su casa en algún momento entre 1819 y 1823. Fue trasladada a un lienzo tras la muerte de Goya y desde entonces se conserva en el Museo del Prado de Madrid.

READ  Animar en after effects

En 1819, Goya compró una casa en la ribera del Manzanares, cerca de Madrid, llamada Quinta del Sordo. Era una casa de dos plantas que recibió el nombre de un ocupante anterior que había sido sordo, aunque el nombre era apropiado también para Goya, que había quedado sordo tras contraer una fiebre en 1792. Entre 1819 y 1823, cuando abandonó la casa para trasladarse a Burdeos, Goya realizó una serie de 14 obras que pintó al óleo directamente sobre las paredes de la casa. A la edad de 73 años, y después de haber sobrevivido a dos enfermedades que amenazaban su vida, es probable que Goya estuviera preocupado por su propia mortalidad, y cada vez más amargado por las luchas civiles que tenían lugar en España. Aunque al principio decoró las habitaciones de la casa con imágenes más inspiradoras, con el tiempo las pintó todas con los cuadros intensamente inquietantes que hoy se conocen como las Pinturas Negras. Estos cuadros, que no fueron encargados y que nunca se expusieron al público, reflejan su estado de ánimo cada vez más sombrío con algunas escenas tensas de malevolencia y conflicto[b].

🌻 la tauromaq

El primer artículo sobre las Pinturas Negras de Francisco Goya (1746-1828) mostraba siete de las imágenes que pintó al óleo en las paredes de yeso de su villa Quinta del Sordo, a las afueras de la ciudad de Madrid. Este artículo muestra las siete restantes, junto con otros dos cuadros de la misma época, entre 1820-24.

Pelea con garrotes marca un cambio de tema, al de la lucha inútil e injuriosa entre dos hombres jóvenes. Esto puede referirse al creciente caos de la política y la sociedad españolas de la época.

READ  Minimalismo diseño grafico

Hombres leyendo muestra a media docena de hombres reunidos en torno a lo que parece ser un periódico o papeles más que un libro. Se ha especulado con la posibilidad de que se trate de políticos leyendo sobre sí mismos.

El retrato de Manola (La Leocadia) de Goya es la menos pesadillesca de sus Pinturas Negras, y se cree que muestra a Leocadia Weiss, su ama de llaves de treinta y dos años, que casi con toda seguridad fue su compañera durante estos últimos años de su vida. Está apoyada en una tumba, simbolizando quizá la vida junto a la próxima muerte del artista.

🤱 vuelo de las brujas

El Perro es el nombre que suele darse a un cuadro del artista español Francisco Goya, actualmente en el Museo del Prado, Madrid. Muestra la cabeza de un perro mirando hacia arriba. El perro casi se pierde en la inmensidad del resto de la imagen, que está vacía excepto por una zona oscura inclinada cerca de la parte inferior del cuadro: una masa inidentificable que oculta el cuerpo del animal. El rótulo del cuadro El perro en el Prado indica que el perro está en apuros, literalmente, ahogándose.

El perro es una de las Pinturas Negras de Goya, que pintó directamente en las paredes de su casa en algún momento entre 1819 y 1823, cuando tenía alrededor de 70 años, vivía solo y sufría una aguda angustia mental y física. No tenía intención de exponer los cuadros al público, y no fueron retirados de la casa hasta 50 años después de que Goya se marchara.

READ  El abecedario animado

En 1819, Goya compró una casa llamada «Quinta del Sordo» a orillas del Manzanares, cerca de Madrid. Se trataba de una pequeña casa de dos plantas que llevaba el nombre de un ocupante anterior que había sido sordo,[1] aunque Goya también era sordo funcional, como resultado de una enfermedad que había contraído (probablemente envenenamiento por plomo) en 1792. Entre 1819 y 1823, cuando se trasladó a Burdeos, Goya realizó una serie de 14 obras, que pintó al óleo directamente sobre las paredes de la casa.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad